Cómo visitar el Parque Nacional Krka en Croacia

El segundo día de nuestra Ruta por el sur de Croacia y Bosnia-Herzegovina en 13 días lo dedicamos a visitar el Parque Nacional Krka. Este parque se encuentra en la región de Sibenik-Knin y abarca el curso del río Krka, de unos 2 kilómetros de longitud y el curso inferior del río Cikola.

DATOS SOBRE EL PARQUE NACIONAL KRKA

El fenómeno principal del Parque Nacional de Krka es el travertino, una especie de piedra caliza que se produce en las aguas cársticas cuando se disuelve y sedimenta la cal del agua con la ayuda de los microorganismos, las algas y el musgo. Este elemento geológico forma bellos paisajes de riachuelos que desaparecen y reaparecen, saltos de aguas y cascadas que forman lagos.

En el área del Parque Nacional de Krka existe vida animal y vegetal muy variada. Se han documentado 1.022 especies y subespecies vegetales. En las partes lacustres y pantanosas viven numerosas especies de anfibios, en los terrenos más pedregosos habitan reptiles, y en el río hay especies de peces endémicas.

Cascada Skradinski Buk, Krka

TRAYECTO HACIA KRKA

Con toda esta información en mente salimos desde Trogir, muy temprano, dirección SKRADIN, localidad desde la que se toma el barco que nos llevará al parque. Llevamos las mochilas preparadas con chubasquero, bañador y toalla, escarpines (¡grabaos esto: imprescindibles en Croacia!) agua y unos bocadillos. Si no llevais comida podeis comprar bocadillos y algo para beber dentro del parque, algo más caro pero tampoco son precios excesivos.

El trayecto hasta Skradin son 65 kilómetros pero la carretera es una nacional y lleva casi una hora llegar, además de que la bajada hasta el pueblo en sus últimos kilómetros hay que hacerla con calma.

De camino, por la carretera de la costa, está Primosten, una bonita población que merece la pena visitar, por si quereis hacer un desvío a la ida o a la vuelta.

Ya en Skradin tuvimos que pagar aparcamiento sí o sí, pues el pueblo, pequeñito y medieval, vive de la cercanía al Parque Krka y está todo preparado para cobrar al turista. Fueron 40 kunas.

Panorámica de Skradin

VISITA AL PARQUE NACIONAL KRKA

Al llegar al muelle, a la derecha, se encuentra la oficina de información del parque o Centro de Visitantes, donde venden los tickets y a la izquierda los barcos que llevan al parque. Parte de la familia se quedó haciendo cola para la embarcación, que a esas tempranas horas ya era tremenda, mientras yo me dirigí a comprar las entradas que costaron 110 kunas los adultos y gratis la niña por ser menor de 7 años. Ojo: parece que a fecha 2019 las entradas ya cuestan 200 kunas. 

Para comprobar precios actualizados, es mejor consultar en la web oficial del parque donde también informan de los horarios y además se pueden comprar las entradas on-line.

Remontando el río Krka

Después de media hora de espera, tras comernos unos helados, cogimos el barco que en unos 30 minutos nos llevó a la entrada del Parque. El trayecto es muy bonito, perfecto para sacar fotos.

Parada del barco, Parque Nacional Krka

Justo en la entrada del parque vemos como asoman unas espectaculares cataratas de unos 50 metros de altura conocidas como SKRADINSKI BUK o Krka Waterfalls. El color del agua es especial y brillante, oscila entre el verde y el turquesa, pero la gran cantidad de gente que nos rodea remueve el fondo del río y la vuelve algo turbia.

Bañándonos en Skradinski Buk, Krka

Y es que en esta caída de agua te puedes bañar ( es el único lugar del parque donde se permite el baño) pero también es cierto que es la cascada más visitada y la aglomeración de gente es tal que desmerece un poco tan idílico paisaje.

Krka, masificado

A pesar del gentío decidimos bañarnos. Fue una odisea, ya que el fondo está formado de barro y rocas extremadamente resbaladizas (¡benditos escarpines!), todo esto unido a los millones de personas que nadaban y se arrastraban, tropezaban y se caían por doquier, hizo que estuviéramos en el agua sólo unos minutos, lo justo para refrescarnos.

Después de comer hicimos la ruta completa del parque, que es un camino muy bien señalizado, con tramos de escaleras y vallas de madera alrededor de esa zona del parque. Es de dificultad baja y el recorrido es muy bonito, pero no es apto para llevar sillas de bebés.

La ruta va ascendiendo y al finalizar se vuelve a la zona de las cascadas y se ven desde arriba. Hicimos cientos de fotografías. Al final del camino hay puestos de frutos secos y de artesanía.

Rincones del Parque Nacional Krka

La ruta se completa en un par de horas o algo más ya que, aunque son sólo unos 3 ó 4 kilómetros, es inevitable parar constantemente para contemplar las caídas de agua y pequeños lagos que se van sucediendo a lo largo del camino y captar decenas de instantáneas de tan bonito paisaje.

Parque Nacional Krka

Sobre las 15:00 horas tomamos el barco de regreso a Skradin, donde hay un área de juegos con tirolina, ideal para que los niños disfruten mientras descansamos un rato.

Pueblo de Skradin

Puntualizar que, si no se quiere ir en barco, desde la entrada de Lozovac se puede acceder a Skradinski Buk caminando unos 10 min a través de un sendero.

Desde el pueblo de Skradin también se puede acceder caminando o en bici a través de un camino de unos 4 km, bordeando el Parque.

OTROS PUNTOS DE INTERÉS EN EL PARQUE KRKA 

Hay otras dos zonas muy relevantes, de gran interés en el parque :

  • ROSKI SLAP. Otra cascada del parque de unos 30 metros de altura y la más caudalosa de ellas, ya que en total el parque tiene siete. Parte de la barrera travertina está formada por una serie de pequeñas cascadas conocidas como collares. El cañón se va extendiendo adquiriendo forma de embudo en el lugar donde las aguas del río Krka caen sobre el lago de Visovac desde una altura de unos 15 metros. A Roski slap se puede llegar por carretera desde Drnis, Knin y Skradin o haciendo una excursión en barco organizada por el Parque desde Skradinski Buk.
  • VISOVAC. Una pequeña isla con un monasterio franciscano en el que se puede visitar una galería de arte y además la iglesia que data del siglo XIV. El monasterio posee un importante valor cultural por la cantidad de libros y manuscritos, por su colección arqueológica, colección de vestimenta religiosa y vajillas antiguas. Se organizan visitas en barco desde Skradinski Buk, Stinice y Remetic. Las excursiones incluyen la visita del islote, el monasterio, iglesia y museo.Nosotros no lo hicimos debido a la aglomeración de gente que había, que dificultaba las visitas. Además creímos que nos haría falta el tiempo para visitar Sibenik. Sin embargo, lo más importante de Sibenik se ve en un par de horas paseando con mucha calma.

UNA VISITA PERFECTA PARA ACABAR EL DÍA: SIBENIK 

Sólo 20 kilómetros separan el Parque Nacional Krka de Sibenik, una pequeña localidad que se recorre en pocas horas y que es una visita ideal para combinar con el parque. Nuestra sugerencia es dedicar al parque el mayor tiempo posible y dejar un par de horas al atardecer para callejear por Sibenik.

Tras visitar Krka llegamos a Sibenik y aparcamos junto a la pequeña y encantadora Riva, en un parking de pago. Allí mismo están las escaleras de subida que llevan a la plaza donde se ubica el monumento más importante de la ciudad: la catedral de Santiago (Katedrala sv. Jakova), Patrimonio de la Humanidad.

Catedral de Santiago, Sibenik

La catedral es muy bonita, construida en piedra blanca típica de Dalmacia, con una planta espectacular que merece disfrutarse desde las alturas. Nos dedicamos a pasear por el centro histórico, fuimos subiendo y localizamos unas escaleras que desde su parte superior ofrecían una panorámica muy buena de la catedral y desembocaban de nuevo en la plaza. Los detalles de cabezas humanas por toda la fachada principal son de admirar. No entramos porque estaban en misa. La entrada a la catedral es de pago.

Catedral de Santiago, Sibenik

Otro aliciente de Sibenik es ascender hasta a la Fortaleza de San Miguel, desde donde se obtienen unas preciosas vistas de la ciudad y de su riva, aunque hay que prepararse para subir una buena cuesta.

Rincones de Sibenik

Como anécdota decir que en Sibenik nació Drazen Petrovic, el famoso jugador de baloncesto apodado «El genio de Sibenik» pero, aunque buscamos la estatua dedicada a Petrovic ¡no la encontramos!

Con esta visita dimos por finalizada la jornada. Al día siguiente la espectacular Split o el sueño de Diocleciano nos esperaba.

CÓMO LLEGAR AL PARQUE NACIONAL KRKA

Las ciudades más próximas al Parque Nacional Krka y desde las que se puede realizar una excursión de un día son Split, Sibenik, Zadar y Trogir. Existen autobuses diarios hasta la localidad de Skradin y desde esta población se puede tomar el barco que accede al Parque Nacional, cuyas entradas se adquieren allí mismo, en el Centro de Visitantes. El parque está abierto durante todo el año.

Más información sobre el parque y sus accesos en su página oficial: www.np-krka.hr

♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠

Si te interesa nuestro contenido recuerda que en la parte superior del blog puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir cada uno de nuestros artículos en tu correo electrónico y así no perderte ni uno. 

Si necesitas buscar alojamiento te sugerimos BOOKING, donde encontrarás las mejores ofertas.

Si prefieres la comodidad de un apartamento, no dudes en utilizar AIRBNB. Si además reservas a través de nuestro enlace recibirás 25 € de descuento.

Por último, no olvides que un buen seguro te puede sacar de un importante apuro. Nosotros confiamos nuestros viajes a IATI SEGUROS y nunca nos falla.

⇔ De acuerdo a nuestra política de transparencia, te recordamos que utilizar los enlaces de afiliación no conlleva ningún coste para nuestros lectores, pero para nosotros supone un medio para mantener el blog activo. Te agradecemos su uso y esperamos que te resulten útiles. 


Comparte en tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si continúa navegando entenderemos que está de acuerdo con la política de cookies, plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies