Bélgica,  Bélgica con niños,  Planes con niños

Planes con niños en Bélgica (que no son sólo cosa de niños)

No somos de visitar lugares específicos para niños. Pensamos que un niño o niña mínimamente curioso se lo va a pasar genial y va a estar motivado en cualquier lugar nuevo sin necesidad de plantear «actividades específicas para niños».

En nuestros viajes y escapadas tampoco buscamos destinos «para niños», muy excepcionalmente nos alojamos en hoteles con animación infantil y tampoco solemos ir a parques temáticos. Defendemos que los niños pueden divertirse, aprender y pasar unas vacaciones increíbles simplemente aprendiendo del nuevo entorno que les rodea en un viaje y no sólo en parques de atracciones, piscinas con toboganes o playas.

Sin embargo, una vez decido el destino sí consultamos si hay alguna actividad que le pueda interesar a nuestra hija, aunque generalmente no es exclusiva para el público infantil. Y eso es lo que hemos hecho en nuestro último viaje a Bélgica y Luxemburgo en 10 días.

Así que aquí lo dejo, por si alguien busca planes divertidos que hacer con niños en Bélgica, pero que «no son sólo cosa de niños». De hecho estoy segura de que tú, ¡sí tú!, que has viajado sin niños a Bélgica, has vivido más de la mitad de las experiencias que proponemos, si no todas.


El Historium es una atracción turística situada en la Grote Markt de Brujas; es básicamente un museo interactivo, muy recomendable para ir con niños, en el que se puede descubrir cómo era la vida en la ciudad en el siglo XV.

A través de un vídeo que se va proyectando en distintas salas podemos vivir las aventuras y desventuras de Jacob, un aprendiz de pintor alumno de Jan Van Eyck, mientras van apareciendo ante nuestros ojos distintos escenarios de la Brujas medieval. También hay un laboratorio de juegos de realidad virtual y una parte del museo que es bastante interactiva, donde hay disfraces y un trono como perfecto photocall donde llevarse la mejor foto de recuerdo.

Historium en la Grote Markt de Brujas

Si queremos disfrutar de unas buenas vistas de la Grote Markt tendremos que dirigirnos a las terrazas exteriores o bien subir los 145 escalones que nos llevan a la Historium Tower, a 26 metros de altura y con vistas de 360 grados sobre el Markt y las zonas de alrededor. De hecho, en mi opinión, puede que ofrezca mejores vistas que el propio Belfort, al que decidimos no subir.

⇒ Precio: entrar al Historium cuesta 14 euros/adulto y 7,50 euros/niños menores de 12 años.

⇒ Más información: en la web oficial Historium Brugge.


  • Saborear el mejor chocolate belga en sus museos

Si te gusta el chocolate toma nota de estos museos que son de lo más entretenidos para visitar con niños: el Belgian Chocolate Village, en Bruselas (el más grande del país), y el Choco-Story en Brujas y en Bruselas, de los que nosotras sólo visitamos el último en la capital belga.

A lo largo de una ruta señalizada vamos conociendo la historia del cacao y de la fabricación del chocolate, desde los mayas pasando por los conquistadores españoles hasta llegar a la actualidad. Al final hay una zona de degustación donde probar distintos tipos de chocolate y una muestra sobre el proceso de fabricación de los bombones belgas.

⇒ Precio: la entrada al museo cuesta 8 euros/adulto y 5 euros/niños.

⇒ Más información: en la web oficial Belgian Chocolate Village , Choco-Story Brussels y Choco-Story Brugge

⇒ Otros: hay otros museos relacionados con los iconos gastronómicos del país que quizá pueden interesarte, como el Museo de la Patata Frita en Brujas.


  • Descubrir Brujas y alrededores en bicicleta

Una de las actividades más divertidas y que más disfrutamos en nuestro paso por Bélgica fue alquilar una bicicleta. Algo que parece tan sencillo como hacer una ruta en bici y que hacemos de vez en cuando en nuestra ciudad se convierte, cuando estás de viaje en un plan muy especial.

En Bélgica, como en casi todos los países del norte de Europa, se utiliza mucho la bici, ya no sólo como ocio o deporte, si no como medio de desplazamiento habitual. Todo el mundo, hasta los niños, se mueven en bici en cualquier ciudad y pequeña localidad belga.

En bici por Kruisvest, Brujas

Nosotras decidimos alquilar una bici en Brujas, ya que al ser una ciudad pequeña y con poco tráfico de coches es mucho más sencillo y seguro cuando vas con niños. Pero no conformes con eso, decidimos recorrer la famosa zona de los molinos, próxima al Minnewater, y hacer una excursión en bici hasta Damme, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de Brujas. 

Es un plan perfecto con niños (y sin ellos) que se puede hacer sobre la marcha, ya que no requiere ningún preparativo especial. Te lo contamos aquí ⇒ De Brujas a Damme en bicicleta, donde narramos nuestras peripecias en bici hasta Damme, dónde y cómo alquilar una bici en Brujas y qué otros lugares son adecuados para visitar en bici en la ciudad.


  • Hacer un crucero por los canales de Brujas o Gante

Otro plan infalible para despertar la curiosidad de los niños es hacer algún pequeño crucero por los canales de Brujas o Gante. La verdad es que en Brujas nos resultó casi imposible por las grandes colas que había a todas horas, por eso decidimos hacerlo en Gante.

El crucero por los canales de Gante es muy recomendable por los muchos datos históricos que el guía va aportando a lo largo de la ruta y por la nueva perspectiva de la ciudad. Sin embargo, no esperes el típico recorrido circular, si no que es lineal. Los barcos se cogen en los muelles Graslei y Korenlei; hay distintas compañías, algunas de ellas disponen de botes eléctricos para evitar emisiones contaminantes y la mayoría de los guías manejan varios idiomas, sobre todo inglés, o, en su defecto, te facilitan folletos informativos en tu idioma para que puedas seguir la explicación.

⇒ Precio: el precio aproximado es de 8 euros/adulto y 5/euros niños menores de 12 años.


  • Seguir la ruta de los grafitis en Gante

Una de las gratas sorpresas que nos regala Gante es la gran cantidad de street art que encontramos en algunas de sus calles. La más conocida y relevante es Werregarenstraat, que se ha habilitado al completo para servir de lienzo a cualquiera que empuñe un espray, dispuesto a plasmar su arte.

Werregarenstraat o Calle de los graffitis, Gante

Personalmente me decepcionó un poco esta calle, ya que imaginaba un espacio artístico importante y me encontré con que cualquiera puede hacer un grafiti, algunos más pintadas que grafitis, en sus paredes. Por otra parte es curiosa y merece la pena darse un paseo por ella, que además está muy cerca del casco histórico. Además es un buen escenario para tomar unas cuantas fotos.

Hay muchas otras calles donde disfrutar del arte urbano en Gante. Lo más recomendable es seguir la ruta oficial recomendada por la Oficina de Turismo de la ciudad, «Sorry, not sorry street art» (accediendo al enlace puedes descargarte el plano) que nos conduce por otras zonas de Gante donde hay verdaderas maravillas hechas por profesionales.


  • Subir a los mejores miradores de Flandes

En toda Bélgica, especialmente en Flandes, hay una serie de miradores que nos ofrecen vistas panorámicas impagables de las ciudades. Los más conocidos son el Belfort de Brujas y el de Gante.

Vista de San Nicolás desde el Belfort de Gante

Personalmente elegimos subir al Belfort de Gante, ya que en Brujas habíamos visitado el Historium, desde donde también se obtienen buenas vistas de la Grote Markt. El Belfort de Gante tiene algunos tramos de ascensor y otros en los que hay que subir a pie que pueden ser algo complicados con niños muy pequeños, aunque con algo de cuidado se puede hacer perfectamente. Las vistas son espectaculares, en especial a la Iglesia de San Nicolás.

Este mirador tiene el aliciente de tener un pequeño museo, donde se expone la figura de un dragón, uno de los símbolos de la ciudad, y además hay una exposición y un documental sobre la fundición de las campanas. En la entrada de la torre hay una Oficia de Turismo donde conseguir un buen mapa de la ciudad.

⇒ Precio: el Belfort de Gante abre de lunes a domingo de 10:00 a 18:00 horas y cuesta 6 euros/adulto y 2 euros/niño.


  • Hacer la Ruta de los Meones en Bruselas

Algo muy curioso y que gustará a los niños es seguir la popularmente llamada por los turistas «Ruta de los Meones» en la capital belga. Seguro que conoces al famoso Manneken Pis, ubicado muy cerca de la Grand Place y uno de los símbolos de Bruselas, pero no todo el mundo sabe que además hay una «niña meona» llamada Jeanneken Pis, situada en un pequeño callejón junto a la cervecería Delirium.

¿Y el Zinneken Pis? Sí, como lo oyes lees: también hay un perrito haciendo pis en una de las zonas más cool de la ciudad. ¿Ironía?

Zinneken Pis, Bruselas

Pero aquí no acaba esta peculiar ruta. Si además visitas Gante, añadirás otro pequeño meoncete a la colección: se llama Néstor y lo encontrarás en el nº 17 de la calle Kraanlei. No esperes gran cosa: es aún más pequeño que el diminuto Manneken Pis. 


  • Descubrir el mundo del cómic en Bruselas

Bruselas es una ciudad unida al mundo del cómic por muchas razones, pero sobre todo porque es cuna de uno de los personajes más famosos del cómic mundial: Tintín.

Además de visitar alguno de los numerosos museos, tiendas e incluso cafeterías dedicados a este arte, seguro que tus hijos y tú os lo pasaréis genial recorriendo la Ruta del Cómic, formada por cerca de 60 murales entre los que destacan personajes del cómic belga tan conocidos por los niños como el citado Tintín, Los Pitufos, Astérix y Obélix o Lucky Luke.

Mural de Brousaille

De todo ello te hablamos a fondo aquí ⇒ Bruselas alternativa: la Ruta del Cómic y el entrañable Tintín.

¿Qué tal si desempolvas los viejos cómics de tu infancia y los relees con tus hijos antes de viajar?


  • Hacer un pequeño tour por Europa en Mini-Europe

Ya hemos comentado en varias ocasiones que el afamado Mini-Europe supuso para mí una pequeña decepción, ya que esperaba encontrar maquetas más cuidadas y mejor ambientadas. Aún así, es un plan que merece la pena realizar si a tu hij@ le gustan este tipo de escenarios y una buena manera de aprender fácilmente sobre geografía europea o recordar monumentos que ya hemos visitado.

Consta de 350 maquetas a escala en la que se representan 80 de las principales ciudades europeas a través de sus monumentos más importantes.

Parque Bruc o Mini Europe, Bruselas

⇒ Precio: esta exposición se encuentra junto al Atomium, en Bruparc, por lo que tendremos que coger un tren para llegar. Tiene un precio algo excesivo para lo que ofrece: 15,80 euros/adulto y 11,80 euros/niño.


  • Disfrutar de la gastronomía belga más gamberra: gofres, chocolate y patatas fritas

Lo más rico para el final, como los postres. Y es que Bélgica no se entiende sin algunas de sus delicias gastronómicas, entre las que destacan los gofres, el chocolate y las patatas fritas, que suelen encantar a los niños y nos pueden servir de tentempié en nuestras visitas por las ciudades belgas.

En cualquier rincón te encontrarás un «food truck» o una confitería con gofres de todo tipo: solos, con nata, chocolate, azúcar o frutas. En muchos establecimientos han aprendido la lección y evitan el plástico para servirlos.

Con respecto al chocolate, estamos en la tierra de los bombones por excelencia que encontrarás de distintas calidades. Nosotras nos decantamos por Neuhaus, el inventor del chocolate en formato praliné.

Gofres en Brujas

Las patatas fritas o frités son otro de su punto fuerte; las fríen dos veces para que estén más crujientes. Las encuentras en cualquier puesto a pie de calle y puedes tomarlas solas o acompañadas de distintas salsas. Incluso formando parte de la contundente «mitraillette» o metralleta, un enorme bocadillo relleno de carne, ensalada y ¡patatas fritas!

Otra forma de disfrutar de las «frités» es pedir los famosos mejillones con patatas fritas en lugares tan conocidos como Chez Leon o en cualquier restaurante recomendado de la ciudad.


¿Estás preparando un viaje a Bélgica? Te ayudamos

Busca los mejores vuelos aquí

Reserva los mejores hoteles aquí

Consigue 31 euros reservando un apartamento aquí

Reserva los mejores traslados aquí

Las mejores excursiones aquí

 


⇔ Te recordamos que ni éste ni ningún otro contenido de este blog está patrocinado. No aceptamos invitaciones ni patrocinios de guías, hoteles, restaurantes u oficinas de turismo a cambio de una buena crítica.

⇔ Pagamos de nuestro bolsillo todos los gastos de nuestros viajes y por ello todas nuestras opiniones son libres y no condicionadas.

⇔ Si te interesa nuestro contenido recuerda que puedes suscribirte a nuestra newsletter en la parte superior del blog para recibir cada uno de nuestros artículos en tu correo electrónico y así no perderte ni uno.

⇔ De acuerdo a nuestra política de transparencia te recordamos que utilizar los enlaces de afiliación no conlleva ningún coste para nuestros lectores, pero para nosotros supone un medio para mantener el blog activo. Te agradecemos su uso y esperamos que te resulten útiles.

 

Comparte en tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si continúa navegando entenderemos que está de acuerdo con la política de cookies, plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies