Sarajevo, un reducto islámico en el corazón de Europa

Mucho menos visitada que su vecina Mostar, Sarajevo, la Jerusalén de Occidente, sigue manteniendo su esencia islámica aún estando ubicada en plena Europa. A ello contribuye la religión mayoritaria de sus habitantes, sus cuidadas mezquitas, el estremecedor canto de los muecines al amanecer, sus encantadores barrios otomanos y la autenticidad de un pueblo que ha sabido conservar sus raíces a pesar del agravio al que fue sometida durante la guerra de los Balcanes.

También su ubicación. No es tan fácil llegar a Sarajevo. Los vuelos directos hasta la ciudad son caros (lo mejor es elegir Turkish Airlines) y la forma más económica de alcanzar la capital de Bosnia es en coche, volando a Dubrovnik, pasando por el idílico Pocitelj y la hiper turística Mostar y conduciendo un par de horas más a través de un valle rodeado de montañas.

Pocitelj, Bosnia-Herzegovina

Ésta fue nuestra opción en nuestra Ruta por el sur de Croacia y Bosnia-Herzegovina en 13 días. El paisaje de este recorrido, al borde del río Neretva, de aguas color verde esmeralda, y coronado por montañas de piedra blanca, típica de los Balcanes, es de una belleza sencillamente conmovedora.

Nuestra primera parada antes de llegar a Sarajevo fue Jablanica, donde pudimos ver el famoso puente sobre el río Neretva, dinamitado por el mariscal Tito en la II Guerra Mundial para evitar el paso de los alemanes. Junto a él, un pequeño museo sobre la II G. M. nos explica la curiosa historia de esta ciudad y su icónico puente.

Jablanica y su icónico puente derribado

Una hora y media más tarde llegamos a Sarajevo, donde nos recibe la estampa típica del extrarradio de cualquier ciudad: insípidas urbanizaciones de edificios se suceden sin pausa, un panorama algo desolador para lo que esperábamos encontrar.

Pero continuamos camino enfilando la tristemente conocida como Avenida de los Francotiradores y de repente, en un semáforo, nos cruzamos con uno de los símbolos de la ciudad: el Hotel Holiday, donde se alojaban los periodistas que cubrieron el sitio de la ciudad desde 1992 hasta 1996.

El corazón nos da un vuelco y a nuestra memoria acuden las primeras imágenes en flash back de este suceso, el sitio más prolongado y cruel al que se ha sometido a una ciudad en la Historia moderna. Y de eso sólo hace poco más de 20 años.

Hotel Holiday, Sarajevo
  • ALOJAMIENTO EN SARAJEVO

Seguimos hacia el casco viejo de la ciudad y localizamos a duras penas nuestro alojamiento, Guest House Kofrc, que ahora se publicita como Ah Magic Guest House. El alojamiento nos pareció correcto pero estaba en una zona un poco alta de la ciudad en una mahala (colina), con mucha cuesta, era extremadamente básico y nuestra habitación muy pequeña, por lo que, a pesar de la amabilidad de su dueña, pasamos en él sólo una noche.

No obstante, lo recomendamos si lo que se busca es un sitio limpio, muy barato y próximo al casco histórico de la ciudad.

Hotel Old Town, Sarajevo

Sobre la marcha, reservamos las dos noches restantes en Hotel Old Town , en pleno centro del casco histórico y a un paso de Bascarsija, la plaza más importante y conocida de la ciudad.

Es un hotel casi de lujo para los estándares de la ciudad, y no solemos escoger este tipo de alojamientos, pero una oferta de Booking a 55 euros/noche cuando el precio habitual suele ser más elevado nos hizo decidirnos. Limpio, cómodo, de personal muy amable, con aparcamiento incluído sin suplementos, buen desayuno continental y opción de café y dulces bosnios.

Son razones más que suficientes para recomendarlo.

  • TOMA DE CONTACTO CON LA CIUDAD: SARAJEVO NOCTURNO

Nuestra primera toma de contacto con la ciudad fue de noche. Anochece pronto, incluso en verano, pero hay cero miedos y el ambiente en el casco histórico de la ciudad, la zona otomana, es increíble. Encontramos tan pocos turistas que podríamos haberlos contado con los dedos de una mano y, aunque formemos parte del gremio turístico, esto siempre es algo que nos alegra porque nos permite conocer cada lugar de forma mucho más personal y auténtica.

Tras el calor diurno (Sarajevo es un horno en verano) los habitantes de Sarajevo se disponen a disfrutar su ciudad al atardecer, algunos rezando en las mezquitas, otros asaltando calles y plazas y reuniéndose en el principal punto de encuentro de la ciudad vieja: Bascarsija.

Disfrutando Bascarsija de noche

En Bascarsija las familias dan tregua a los más pequeños, que se entretienen persiguiendo a las palomas mientras sus padres charlan animadamente en los bancos de la plaza o toman café en las terrazas de las kafanas (cafeterías) próximas.

Nos unimos a la algarabía general sentándonos también en la terraza de un bar, disfrutando un delicioso café bosnio por menos de 1 BAM (marco, moneda local), unos ridículos 50 céntimos de euro al cambio, mientras nuestra hija se sumaba al ejército de niños que corrían detrás de las palomas.

Un primer contacto con la vida real y diaria de la ciudad que nos hizo ser felices con la belleza de lo trivial, de lo cotidiano y recordar por momentos algunos barrios de la Estambul más genuina.

  • LOS VIEJOS TRANVÍAS DE SARAJEVO

Los viejos tranvías no dejaban de pasar de un lado a otro de la ciudad, con decenas de personas en su interior, pues aquí no son meros atractivos turísticos, si no un verdadero medio de transporte para sus habitantes.

Viejo tranvía, Sarajevo

Los observábamos, absortos, preguntándonos cómo aquellos destartalados tranvías, algunos donados por la vieja Europa cuando ya no les servían, podían resistir el traqueteo de tantos trayectos arriba y abajo por la ciudad.

Viejo tranvía en el centro de Sarajevo

Tal es nuestra fascinación por estos vehículos que tenemos pendiente escribir a fondo sobre ellos.

  • UNA ISLA EN EL CORAZÓN DEL MUNDO

Y así termina nuestro primer y fructífero encuentro con la Jerusalén de Europa, nuestro flechazo con la ciudad valiente que resistió al asedio y que intenta mantener, a duras penas y no sin obstáculos, la paz y el equilibrio entre las distintas culturas que la habitan.

Aquella a la que no lograron vencer, que se irguió herida pero orgullosa tras la batalla, a la que Abdulah Sidran dedicó muy acertadamente su popular poema, «Sarajevo dice: soy una isla en el corazón del mundo»

Inmenso es el mundo, los continentes derivan
y la desgracia causa estragos por todas partes,
pero aquí las cosas son diferentes: al norte y al sur,
el bosque perfuma de la misma manera y esta fragancia
no se parece a nada que se haya oído, visto ni tocado.
(…) Soy una isla en el corazón del mundo.

 

⇒ MÁS SOBRE BOSNIA-HERZEGOVINA:

 

♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Os recordamos que ni éste ni ningún otro contenido de este blog está patrocinado. No aceptamos invitaciones ni patrocinios de guias, hoteles, restaurantes u oficinas de turismo a cambio de una buena crítica.

Pagamos de nuestro bolsillo todos los gastos de nuestros viajes y por ello todas nuestras opiniones son libres y no condicionadas. 

Si te interesa nuestro contenido recuerda que en la parte superior del blog puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir cada uno de nuestros artículos en tu correo electrónico y así no perderte ni uno. 

Si necesitas buscar alojamiento te sugerimos BOOKING, donde encontrarás las mejores ofertas.

Si prefieres la comodidad de un apartamento, no dudes en utilizar AIRBNB. Si además reservas a través de nuestro enlace recibirás 25 € de descuento.

Por último, no olvides que un buen seguro te puede sacar de un importante apuro. Nosotros confiamos nuestros viajes a IATI SEGUROS y nunca nos falla.

⇔ De acuerdo a nuestra política de transparencia, te recordamos que utilizar los enlaces de afiliación no conlleva ningún coste para nuestros lectores, pero para nosotros supone un medio para mantener el blog activo. Te agradecemos su uso y esperamos que te resulten útiles.

Comparte en tus Redes Sociales

4 Comments

  • 16Viajes

    Pues nos ha gustado mucho el post 🙂

    No nos imaginábamos así a Sarajevo, tan metida en la cultura islámica. Los tranvías están chulísimos! Nosotros es que somos fans de todo lo que sea viejo o esté en ruinas 😀

    Muy bonito el final terminando con el poema!

    • 1mundoinfinito

      Hola, ¡bienvenid@s al blog!

      Pues sí, gran parte de la población es musulmana, aunque en la ciudad conviven también cristianos y judíos,
      de hecho hay iglesias católicas y sinagogas.

      Los tranvías son de lo más curioso.

      Me alegro de que te haya gustado el post, sacaremos más sobre Sarajevo.

      ¡Gracias por leer y comentar!

      Emma

  • Sara

    Me encanta como describes el ambiente de la ciudad.No conozco Sarajevo ni Bosnia pero leyéndote me entran ganas de irme para allá ahora mismo.

    • 1mundoinfinito

      ¡Muchísimas gracias Sara!
      No sabes cuánto anima leer estas palabras.
      Me alegro mucho de que te haya gustado, inspirar es nuestro objetivo.

      ¡Un abrazo!
      Emma

Responder a 1mundoinfinito Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si continúa navegando entenderemos que está de acuerdo con la política de cookies, plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies