Valle del Mosela: preparativos y visita a Koblenz

Imprimir
Como ya os contamos en otro relato, Alemania, ruta por los castillos del Rhin, en noviembre de 2014 teníamos 5 días libres y decidimos dedicarlos a recorrer los valles del Rhin y del Mosela, en el estado federado alemán de Renania-Palatinado. La capital de este estado es Maguncia (Mainz); otras ciudades importantes de la zona son Tréveris (Trier) y Coblenza (Koblenz).

CÓMO LLEGAR: 

La manera más rápida y sencilla de llegar a los valles de los ríos Rhin y Mosela es volar a Frankfurt- Hahn, que Ryanair explota como aeropuerto de la ciudad de Frankfurt. Sin embargo, Hahn no es más que un diminuto aeródromo situado en una zona rural que nada tiene que ver con el moderno y mucho más grande aeropuerto de Frankfurt au Main.

Es una paradoja, pero la situación de Frankfurt-Hahn es ideal para conocer esta preciosa zona de viñedos y castillos que la compañía irlandesa se ha empeñado en descubrirnos, tal como ha hecho además con la bonita ciudad de Bérgamo, a la que también podemos llegar en un vuelo al supuesto aeropuerto de Milán, que no es tal, si no el de Bérgamo (Milán-Bérgamo).

En resumen, que gracias a Ryanair y a sus tarifas low cost podemos volar a Frankfurt-Hahn desde muchas ciudades españolas a precio muy reducido y esto ha generado que cientos de blogs españoles escriban maravillas sobre los valles de Rhin y del Mosela. ¡Que levante la mano quien escriba en un blog de viajes y no haya visitado esta zona!

Nosotros viajamos desde Santiago de Compostela en vuelo directo y a un precio irrisorio (recordemos que era principios de noviembre). Ese fue uno de los motivos que nos dió el impulso definitivo para invertir nuestros 5 días libres en esta zona de Alemania: ver el vuelo a 19,90 € por trayecto y…¡no poder resistirme a comprarlo!

CÓMO MOVERSE POR LA ZONA: 

Es posible desplazarse en tren y autobús por todo el Mosela, aunque los horarios no son muy amplios y mucho menos en otoño, lo que nos lleva al siguiente punto…

Moverse en coche de alquiler, que fue lo que hicimos nosotros, ya que nos facilitaba mucho los traslados al ir con una niña de 3 años; el parar dónde y cuándo quieres no tiene precio. Alquilamos un coche pequeño con Hertz a través de Autoeurope, como siempre con devolución de franquicia y muy buen precio. Nuestra experiencia fue positiva. A tener en cuenta que hay que caminar un poco desde la terminal de llegadas a la campa donde las compañías de alquiler tienen sus vehículos. Hay una gasolinera justo a la salida del aeropuerto.

También se pueden hacer cruceros fluviales por la zona. Cuando nosotros fuimos era otoño y vimos bastantes barcos, tanto en el río Rhin como en el Mosela.

Río Mosela

DÓNDE ALOJARSE: 

Nosotros nos alojamos en Koblenz, por ser una ciudad más grande, ya que los pueblos son pequeñitos y a media tarde ya no hay apenas movimiento de gente. Si volvemos en verano, con los días más largos, tengo claro que me alojaré en algún pueblo, seguramente en Cochem, que nos encantó, ya que en esa época seguro que hay ambiente hasta más tarde y se puede disfrutar de paseos nocturnos tanto por el pueblo como por el paseo fluvial, quizá alquilar una bici y hacer rutas de senderismo.

Nuestro vuelo llegó muy tarde a Frankfurt-Hahn, por lo que esta primera noche decidimos dormir en el hotel que hay enfrente, literalmente, del aeropuerto (podeis ver la ubicación en la foto inferior).

El B&B Hotel Frankfurt Hahn Airport es un hotel en la línea de la cadena B&B, básico pero muy limpio, a 75 € la noche una habitación triple, bastante amplia, con camas cómodas. Está perfectamente insonorizado; a pesar de estar a pocos metros del aeropuerto no se oye ningún ruído, descansamos perfectamente. Ofrecen desayuno, pero nos salía mejor de precio desayunar en la cafetería del aeropuerto, nada más cruzar la calle, y eso hicimos.

B&B Hotel Frankfurt-Hahn Airport. Foto: Booking

Nuestro alojamiento en Koblenz fue el Hotel Jan Van Werth , que recomendamos sin ninguna duda. Se trata de un hotelito familiar, de los que nos gustan a nosotros, con personalidad. Los empleados y dueña son muy amables , el desayuno excelente y copioso y está lleno de detalles decorativos muy peculiares que lo convierten en un sitio especial. Además tuvieron muchas atenciones con nuestra hija pequeña, tanto el personal como el resto de huéspedes.

Está muy bien situado, a 10 minutos del centro histórico, por tanto se puede visitar la ciudad andando. Nosotros reservamos habitación con baño privado, a 50 € la noche, no era muy amplia pero sí suficiente para los tres, y muy limpia. También tiene opción de habitaciones con baño compartido a mejor precio. Disponen de cunas de viaje para bebés.

Hotel Jan Van Werth, Koblenz Foto: Booking

Un detalle a tener en cuenta: no hay ascensor, aunque para nosotros no fue inconveniente. No tiene parking propio, pero sí una zona de aparcamiento con pago por tickets. Nosotros movíamos todos los días el coche para visitar los pueblos y nunca tuvimos problema para aparcar en la misma calle del hotel.

MAPA DEL VALLE DEL MOSELA: 

En el siguiente mapa podeis ver los principales puntos de interés a visitar tanto en el Valle del Mosela como en el Valle del Rhin, que también exploramos en esta escapada.

Mapa de los Valles Rhin y Mosela

QUÉ VISITAR EN EL VALLE DEL MOSELA: 

Os comento las ciudades, pueblos, castillos y parajes que visitamos en nuestro recorrido por el Mosela:

  1. Koblenz y su fortaleza.
  2. Bernkastel-Kues y el castillo de Landshut.
  3. Traben-Trarbarch.
  4. Cochem y su Reichsburg.
  5. Burg Eltz. 

QUÉ VER EN KOBLENZ: 

Como nos alojamos en Koblenz pasamos una mañana conociendo lo más representativo de la ciudad. Al anochecer, cuando volvíamos de los pueblos, también nos dedicábamos a pasear por sus calles, cenar en los restaurantes del centro y hacer alguna compra.

Estas fueron nuestras visitas en Koblenz.

  • JESUITENPLAZT: Un antiguo convento de la orden de los Jesuitas es hoy el Ayuntamiento de la ciudad. El centro de esta plaza está presidido por la estatua del psicólogo Johannes Müller.

Jesuitenplazt, Koblenz.

  • MUNZPLATZ: Esta plaza debe su nombre a que alojaba la antigua Casa de la Moneda del Electorado de Trier. Es bastante turística, llena de restaurantes; nosotros cenamos casi todas las noches en esta plaza.

Detalle nocturno, Munzplatz, Koblenz

  • DEUTSCHES ECK: o Esquina Alemana, donde se aprecia la confluencia de los ríos Rhin y Mosela. Hay una estatua en honor al emperador Guillermo I, artífice de la unión alemana.

Deutsches Eck, Koblenz

Monumento a Guillermo I, Koblenz

  • FORTALEZA EHRENBREITSTEIN: Construída en el s. XVI, fue residencia temporal de los barones electores de Trier. Acabó siendo un bastión defensivo que el ejército prusiano utilizaba para proteger el Valle Medio del Rhin. Desde la misma Deutsches Eck se puede subir en teleférico, también en coche, desde donde se observan las mejores vistas de la ciudad. Si os gustan las fotos panorámicas no podeis dejar de subir a esta fortaleza.

Ehrenbreitstein, Koblenz

  • IGLESIA DE SAN CASTOR: construída en el siglo XII, es una de las iglesias más bonitas y fotogénicas de la ciudad. No hay que perderse un paseo por sus jardines y por su curioso cementerio.

Basílica de San Castor, Koblenz

Basílica de San Castor, Koblenz

Hay muchas otras cosas que ver en la ciudad, como la Plaza del Mercado (Am Plan), la Florinskirche o iglesia de San Florín, la Liebfrauenkirche dedicada a la Virgen, etc. Pero, francamente, aunque Koblenz es una ciudad bonita, creímos que merecía la pena dedicar más tiempo a los pueblos y castillos del Valle del Mosela.

Eso fue lo que hicimos los días posteriores…y os lo contaremos en el siguiente post.

Comparte en tus Redes Sociales

2 thoughts on “Valle del Mosela: preparativos y visita a Koblenz”

  1. Que levante la mano quien tenga blog de viajes y no haya ido al Mosela.Y tanto.Nosotros hemos dejado de escribir por falta de tiempo pero también gestionamos un blog de viajes y por supuesto hemos visitado el Mosela gracias a Ryanair.

    1. Hola Carme. ¡Bienvenida al blog y gracias por comentar!
      Pues sí, Ryanair nos ha acercado muchos destinos desconocidos, algunos pequeñitos pero muy bonitos, que sin la compañía irlandesa quizá jamás visitaríamos. Como el valle del Mosela. Merece mucho la pena.
      Cuando quieras déjanos enlace a tu blog y ¡le echamos un vistazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *