Ciudad del Vaticano,  Italia,  Roma

Itinerario slow por Roma y El Vaticano en 5 días

Imprimir
Como ya os hemos dejado nuestra ⇒ GUÍA SLOW DE ROMA Y EL VATICANO EN 5 DÍAS  y además también os hemos hablado sobre… QUÉ VER EN ROMA Y EL VATICANO EN 5 DÍAS, sólo nos falta completar un poco más la información sobre nuestra escapada romana con el itinerario que hicimos por Roma y El Vaticano en los 5 días completos que estuvimos en la ciudad.

Cinco días son muy pocos para visitar Roma, pero intentamos ver lo máximo posible sin renunciar a momentos de descanso en plazas y parques. Esperamos que nuestro recorrido os ayude para organizar los vuestros.

DÍA 0. LLEGADA A ROMA

Este día cero de nuestra escapada romana volamos desde Santiago de Compostela a Fiumicino. Acordamos la recogida en el aeropuerto con nuestro alojamiento, Le Suite di Napoleone, y como pasaba de la 1:00 de la madrugada, nos fuimos a dormir.

DÍA 1. FORO Y COLISEO

Nuestro primer día en la ciudad madrugamos mucho y a las 8:00 de la mañana ya estábamos en la calle, a 30 grados de temperatura, e intuyendo que el calor aumentaría a pasos agigantados a lo largo del día, aprovechamos para ir a primera hora al Coliseo.

Visitamos el grandioso Coliseo, incluídos el Tercer Nivel y Subterráneos, que merecen mucho la pena y hay que reservar previamente comprando la entrada en la web.

Coliseo de Roma

Comimos muy pronto, sobre las 12:30, para aprovechar bien la tarde y después, bajo un sol abrasador, nos dispusimos a visitar el magnífico Foro Romano y el Palatino, que suponen toda una lección de Historia.

Foro romano

Lo recorrimos con calma, parándonos en sus lugares más emblemáticos: la Curia, el Templo de Vespasiano, el Templo de Saturno, el de Cástor y Pólux, el Arco de Constantino, el de Tito, el de Septimio Severo, el Foro de Trajano…tantos lugares imprescindibles que necesitaríamos varios días o semanas para verlos en profundidad.

Arco de Tito, en la entrada al Foro Romano
Foro de Trajano

Ya al atardecer nos dirigimos a uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, la Fontana di Trevi. Muy próxima está la Piazza Navona, nuestra preferida en la ciudad, donde vimos anochecer.

Piazza Navona

Cenamos por la zona y nos fuimos pronto a descansar: habíamos dormido menos de 7 horas, aunque la niña se echaba sus buenas siestas en la silla, pero nosotros estábamos derrotados, aunque felices de estar en una de las ciudades más bonitas del mundo.

DÍA 2. PLAZAS DE LA CIUDAD Y VILLA BORGHESE

De nuevo madrugamos en este nuestro segundo día en Roma. Comenzamos nuestro recorrido viendo Santa María la Maggiore, que nos quedaba de camino desde nuestro alojamiento. Después como era el cumpleaños de la niña, decidimos darle una tregua y nos fuimos hacia Villa Borghese, tomando Vía Piemonte y pasando por Piazza della República y las Termas de Diocleziano.

En el Parque Borghese alquilamos un coche a pedales y recorrimos el parque. Después visitamos la Galería Borghese, donde pudimos disfrutar de grandes obras de Rafael, Caravaggio y Bernini.

Paseando por Villa Borghese

Desde Villa Borghese hay unas magníficas vistas sobre Piazza del Popolo y, al fondo, San Pedro del Vaticano.

Después de comer en el mismo parque, descendimos la escalinata que nos llevó hasta Piazza del Popolo, callejeamos por la zona, helado en mano, y después nos dirigimos a la Piazza di Spagna y nos sentamos a ver anochecer en la Escalinata de Trinitá Dei Monte.

Plaza de España

No pudimos ver la Iglesia porque estaba en restauración, un feo cartel publicitario tapaba su fachada principal.

Cenamos y volvimos caminando a nuestro Bed&Breakfast, en Termini.

DÍA 3. IGLESIAS DE ROMA

Nuestro tercer día en la Ciudad Eterna lo dedicamos casi íntegro a ver algunas iglesias y basílicas. En primer lugar nos dirigimos a San Giovanni in Laterano o San Juan de Letrán, una de las basílicas más antiguas de Roma y considerada por los romanos como la «auténtica catedral», por encima de San Pedro del Vaticano.

Justo enfrente está la Scala Santa, que también visitamos. Desde allí teníamos pensado coger el autobús 218 para ir a Via Appia Antica y ver las Catacumbas de San Calixto. Pero llegado el momento vimos que iba a ser una paliza, con el calor que hacía, caminar por la Vía Appia, así que nos fuimos a ver San Paolo Fuori le Mura, es decir, San Pablo Extramuros. 

Después de comer y descansar un buen rato a la sombra en una terraza, emprendimos camino hacia la Piazza della Rotonda para ver mi templo preferido de Roma: el Panteón de Agripa. Después callejeamos buscando la sombra, hacia Santa María Sopra Minerva, la única iglesia gótica de Roma, y su curioso obelisco elefantino.

Panteón de Agripa, Roma

Fuimos hasta el Teatro Marcello, pasando por delante de la Piazza della Pigna y del Gesú, donde no entramos, priorizando el paseo. De ahí, bordeando la Isla Tiberina, hasta Santa María in Cosmedin y su famosa Boca della Veritá había unos 700 metros, así que también nos acercamos a meter la mano en la supuesta boca pétrea de alcantarilla reciclada en oráculo. Después vimos muy por encima, el Circo Massimo, que se ha quedado en una gran explanada alargada que da idea de lo grandioso que fue.

Circo Massimo

Seguimos paseando, cenamos, cogimos un autobús al alojamiento y a descansar.

DÍA 4. EL VATICANO

El cuarto día lo dedicamos casi completo a visitar Ciudad del Vaticano, el país más pequeño del mundo, enclavado en plena ciudad de Roma.

El Vaticano tiene la colección de arte más densa por metro cuadrado del mundo. Para llegar desde Termini tomamos en metro, línea A, dirección Battistini, y nos bajamos en Cipro. También podeis bajar en Ottaviano, San Pietro o Musei Vaticani. Hay líneas de autobús que también van al Vaticano, aunque tardan más.

San Pedro del Vaticano

En primer lugar nos dirigimos a los Museos Vaticanos, un verdadero paraíso para los amantes del arte, que contiene la colección privada de arte que los distintos Papas romanos han ido reuniendo. Se pueden ver piezas desde el Antiguo Egipto hasta el siglo XX. La estrella de los Museos es la impresionante Capilla Sixtina, que nos dejó sin palabras, y el camino hasta ella una verdadera odisea por la cantidad de gente que lo recorre.

Museos Vaticanos

Tras finalizar nuestra visita a los Museos en la Capilla Sixtina, salimos de esta por una salida especial destinada a grupos. Obviamente nosotros no formábamos parte de ningún grupo organizado, pero había leído que esta salida daba directamente al interior de la Basílica de San Pedro y nos permitía ahorrarnos la cola de la entrada. Así lo hicimos, sin ningún problema, visitando la Basílica y al salir, la espectacular Plaza de San Pedro. 

Plaza de San Pedro, El Vaticano

Al atardecer, fuimos al Gianicolo para ver el teatro de marionetas (por las tardes de 16:00 a 19:00 horas).

Cenamos en una pizzería próxima, Miraggio, y nos fuimos a descansar.

DÍA 5. TRASTÉVERE

Era nuestro último día completo en Roma y queríamos aprovecharlo al máximo. Por mi parte madrugué mucho y me dirigí, paseando, por la Vía delle Quattro Fontane, a la Iglesia Santa María della Concezione dei Capuccini, donde hay un curioso osario. Me gustan ese tipo de lugares lúgubres y no podía dejarlo pasar. Por el camino ví la Piazza Barberini y la Fontana del Tritone.

Me dirigí a Piazza Venezia, donde había quedado con mi pareja y mi hija, para ir juntos hacia el Trastévere. Nos esperaba una caminata de media hora hasta llegar a Santa María in Trastévere, una de las iglesias más bonitas de Roma, que destaca por los mosaicos dorados de su exterior. Es una iglesia preciosa.

Santa María in Trastevere

Muy cerca está Porta Portese. Si os coincide un domingo por la mañana, aqui se celebra uno de los mercadillos más populares de la ciudad.

Habíamos reservado para comer en Carlo Menta, pero no nos gustó tanto como decían las críticas, así que no podemos recomendarlo.

Pasamos el resto de la tarde en este pintoresco barrio, uno de los más auténticos de Roma, paseando, tomando helados y simplemente dejándonos llevar por el ambientazo que se respiraba en la zona. Sin duda, la próxima vez que volvamos a Roma nos alojaremos en el Trastévere, aunque quede algo más alejado de las zonas de interés, merece la pena.

Cenamos y volvimos al alojamiento.

Al día siguiente, a las 12:00 de la mañana, salía nuestro vuelo a Santiago de Compostela, por lo que cogimos un autobús de TAM hasta Fiumicino y dijimos adiós a la que ya se ha convertido, por derecho propio, en una de nuestras ciudades preferidas del mundo.

¡Arrivederci, Roma!


Os recordamos que ni éste ni ningún otro contenido de este blog está patrocinado. No aceptamos invitaciones ni patrocinios de guias, hoteles, restaurantes u oficinas de turismo a cambio de una buena crítica.

Pagamos de nuestro bolsillo todos los gastos de nuestros viajes y por ello todas nuestras opiniones son libres y no condicionadas. 

Si te interesa nuestro contenido recuerda que en la parte superior del blog puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibir cada uno de nuestros artículos en tu correo electrónico y así no perderte ni uno. 

Si necesitas buscar alojamiento te sugerimos BOOKING, donde encontrarás las mejores ofertas.

Si prefieres la comodidad de un apartamento, no dudes en utilizar AIRBNB. Si además reservas a través de nuestro enlace recibirás 25 € de descuento.

Por último, no olvides que un buen seguro te puede sacar de un importante apuro. Nosotros confiamos nuestros viajes a IATI SEGUROS y nunca nos falla.

⇔ De acuerdo a nuestra política de transparencia, te recordamos que utilizar los enlaces de afiliación no conlleva ningún coste para nuestros lectores, pero para nosotros supone un medio para mantener el blog activo. Te agradecemos su uso y esperamos que te resulten útiles.

Comparte en tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si continúa navegando entenderemos que está de acuerdo con la política de cookies, plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies